Moisés

Moisés para bebé: Cestos de mimbre y Estructuras balancín

Moisés para el descanso del bebé

Si tienes poco espacio en casa, y tienes pensado de comprar un moisés es de las opciones mas elegidas para los primeros meses de vida de tú bebé. Facilita el tener al bebé a tu lado en casa mientras duerme, pero esperemos ayudarte a elegir bien el moisés.

Usos, ventajas, tipos... Todo lo que debes saber sobre el moisés para tu bebé

La elección del moisés bebé genera gran ilusión, pero también serias dudas y preocupaciones. El material correcto, las dimensiones adecuadas, las funciones idóneas, los complementos apropiados… Mucho tendrás que considerar, pero es su comodidad y seguridad lo que más te debe importar.

Piensa que tu hijo acaba de abandonar su zona de confort. Esa bolsa amniótica que le protegía, le aseguraba su respiración y le proporcionaba calor. Tu deber ahora es replicar ese ambiente en el mundo exterior y, para ello, los cestos de bebé pueden ser tú mejor solución.

Eso sí, asegúrate de que la altura de sus bordes supere los 27 cm. Que su interior sea acolchado y lo suficientemente rígido como para soportar el peso del bebé, y que los tejidos se puedan lavar con facilidad. 

Ventajas del moisés

Muchos lo menosprecian por considerarlo sencillo o anticuado, pero se equivocan. Sus múltiples beneficios demuestran que la primera cuna del bebé puede ser perfectamente un moisés. El de mimbre con ropa de cuna azul que lleva meses preparando la abuela, o el de lona con mosquitero y sistema de balanceo que viste en tu tienda favorita. La decisión es tuya. Pero conocer las ventajas del moisés te hará más fácil la tarea. Presta atención: 

·          Fácil manejo. Su reducido peso y escasas dimensiones favorece el traslado, dentro y fuera del hogar. Incluso, los hay plegables que son muy sencillos de llevar y guardar. 

·          Más confort. Contiene almohadas o colchones que garantizan el descanso del bebé. Durante el primer trimestre podrá dormir allí, sin riesgo de desplazamientos o caídas. Al estar ajustado a su tamaño, el niño se sentirá tan cómodo y relajado como lo estaba en tu vientre. 

·          Adaptabilidad. Para espacios limitados es una gran opción. Él estará bien acomodado y tú feliz de tenerlo al alcance de tus manos. 

·          Funcionalidad. Después de las labores de parto agradecerás una cuna que te permita coger a tu bebé sin doblarte demasiado, y con el moisés podrás hacerlo. Su profundidad no suele superar los 50 centímetros. 

·          Ajuste. Los moisés han evolucionado. Los hay desmontables, con mosquitero o capota incluidos, con mallas laterales para una mejor visibilidad, con ruedas de seguridad y hasta con función mecedora. 

·          Economía. Los moisés son más baratos que una cuna. Sin colchón ni sabana de cuna lo puedes conseguir en 18 euros. Si lo buscas completo, con capucha, forro, edredón y colchón lo puedes hallar en 75 euros. Y si lo quieres moderno, con juguetes o mecedora, lo puedes encontrar desde 150 euros, aunque estos se asemejan más a una minicuna. 

¿Qué tipos de moisés comprar?

A estas alturas ya habrás pensado en el color, el diseño y el estilo del moisés que anhelas para tu bebé. Incluso en la sábana de cuna que usarás para complementarlo. Pero antes de dar un paso en falso, conviene dar un vistazo a los distintos modelos que hay en el mercado. Recuerda que de la estructura moisés que elijas, dependerán los resultados.

·        Cesto. Los más tradicionales poseen asas y se fabrican con material artesanal. Con el tiempo han surgido otros elaborados en lona, y con dosel incorporado, que se pueden usar para viajar. Luego están los de base de mimbre, con somier de madera, que son más resistentes. Suelen venir con colcha, vestidura, colchón y cojín en distintos tonos, para adaptarlos a la decoración. La capota y el soporte pueden estar incluidos o venderse por separado. Diversas versiones tienen bolsillos laterales para guardar los implementos de aseo personal.

·        Plegable. Unas patas en forma de tijera le dan sostenibilidad a un armazón extraíble que puede plegarse y moverse con facilidad. Su armadura tiende a ser de madera o de metal.

·        Mecedora o balancín. Su delicado balanceo promueve la relajación del bebé, pero es importante que permita bloquear esta función, especialmente si hay niños más grandes en casa. El moisés oval y el moisés nido destacan entre las variantes de este diseño.

Uso del moisés

En la posibilidad que nos ofrece transportar al bebé sin perturbar su descanso, recae uno de los principales usos del moisés para bebé. En él lo podrás sacar del hospital sin mayor dificultad y, estando en casa, lo podrás llevar del dormitorio al salón o a la cocina, gracias a las asas o ruedas que simplifican su movilidad.

Para arrullarlo durante sus ataques de llanto también te será de utilidad. Escoge un modelo balancín, y mécelo mientras le cantas o susurras. Hay tiendas que ofrecen moisés para bebés colgantes, que se sujetan del techo o de una simple estructura. Solo tienes que manipularlo bien y cuidar su estabilidad.

No importa la labor que ejerzas en el hogar, con un moisés tu niño estará cerca de ti y muy bien vigilado. Piensa además en el trabajo que te ahorrará cuando necesites amamantarlo de madrugada. Un ligero desplazamiento y lo tendrás en tus brazos, sin siquiera bajarte completamente de la cama.

Sin dudas, este sencillo implemento te ayudará a brindarle ese ambiente recogido, seguro y acogedor que tu hijo necesita para desarrollarse sanamente. Si ya te decidiste, ten presente que la mayoría de los cestos de bebé soportan hasta nueve kilos, por lo que suelen utilizarse por tres o cuatro meses. Pasado ese tiempo, deberás a empezar a preguntarte cuál será la mejor cuna del bebé. Pero no te preocupes, nosotros te la mostramos.    

También tenemos más productos para la habitación del bebé

Product added to wishlist

Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios.